Enfermedades, Manejo, Zona Porcino

Estrategia para eliminar M.hyo de las granjas de producción de lechones al destete

Muchos productores de cerdos todavía luchan con Mycoplasma hyopneumoniae (M. hyo) en sus granjas. Este patógeno sigue siendo una de las principales causas de neumonía enzoótica y, aunque es principalmente una enfermedad respiratoria crónica de cerdos en crecimiento, M. hyo también puede afectar a cerdos jóvenes y adultos, sobre todo en rebaños recientemente infectados.

¿Qué tiene M. hyo que lo hace tan costoso?

M. hyo se adhiere al epitelio ciliar en el tracto respiratorio superior ocasionando una ciliostasis (los cilios no se pueden mover con normalidad), lo que interfiere con la producción de mucina. Esto aumenta la susceptibilidad del cerdo a patógenos virales como el virus de la influenza porcina, así como a patógenos bacterianos como Streptococcus suis, Glasserella parasuis y otros agentes involucrados en el complejo respiratorio porcino.

Los veterinarios y productores porcinos han intentado mitigar las pérdidas económicas de M. hyo con una variedad de estrategias tales como despoblación y repoblación, despoblación parcial, medicación de la granja sin cierre, parar la entrada de reposición y medicación individualizada, las cuales han traído diversos grados de éxito.

En nuestra práctica, hemos podido ayudar con éxito a los productores a eliminar M. hyo de granjas de producción de lechones de 6 kg (sitio 1) con el siguiente enfoque:

Primeros pasos

  • Estudio de seroprevalencia mediante muestras de suero de varias edades. Esto ayuda a establecer el estado de exposición del rebaño confirmando la positividad del rebaño y su prevalencia
  • Eliminar animales más jóvenes que no hayan seroconvertido a M.hyo.
  • Cerrar la granja: para la entrada de nuevas primerizas.

Post cierre de granja (PCG)

  • 1 semana PCG—Iniciar la vacunación de todo el rebaño (verracos, cerdas, reposición y lechones) con una bacterina comercial de M. hyo para maximizar la inmunidad en toda la población.
  • 25 semanas PCG —Vacunar la unidad de cerdas y primerizas con un bacterina comercial de M. hyo.
  • 28 semanas PCG—Revacunación de todos los animales en la unidad de cerdas y primerizas con una bacterina comercial de M. hyo para reforzar la inmunidad colectiva.
  • 31 semanas PCG—Tratamiento del M.hyo con un antibiótico sensible de larga acción a los lechones infectados menores de 9 días de vida. Continuar el tratamiento en el momento de la infección de lechones, en sus primeros 10 días de edad durante 3 semanas consecutivas.
  • 33 semanas PCG—Tratamiento antibiótico del M. hyo a los verracos, cerdas y nulíparas con un producto adecuado en pienso según su ficha técnica durante 3 semanas consecutivas. Durante este periodo, administrar el tratamiento inyectable a las cerdas y verracos que estén enfermos o sin comer.
  • 36 semanas PCG—Recogida de hisopos laríngeos de lechones destetados e hisopos traqueales profundos de cerdas y nulíparas. Testar M. hyo mediante reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Las recomendaciones sobre el tamaño de la muestra se enumeran en la Tabla 1.
  • 37 semanas PCG—Si los resultados anteriores son negativos se puede reabrir el rebaño a reposición negativa.
  • 1 mes después de la primera introducción de reposición negativa a M.hyoIniciar pruebas serológicas mensuales de primerizas. Las recomendaciones sobre el tamaño de la muestra se enumeran en la Tabla 1.

Tabla 1. Número recomendado de muestras de diagnóstico en función del tamaño de la población.

 

Tamaño de población necesario para detectar

Prevalencia real

1200

2400

3600

4800

6000

1%

264

280

286

289

291

5%

57

58

58

58

58

10%

28

28

28

28

28

15%

18

18

18

18

18

20%

13

13

13

13

13

25%

10

10

10

10

10

Todos los cálculos asumen un 5 % de confianza (error Z beta).

Determinar el éxito

En 2016, Lucina Galina, DVM, Zoetis, y Maria Clavijo, DVM, University of Minnesota, propusieron criterios de clasificación de M. hyo para rebaños de reproducción (Tabla 2)2. El propósito del sistema de clasificación era facilitar la comunicación entre productores de cerdos, veterinarios y compañías proveedoras de genética que estuviesen evaluando estrategias de control de enfermedades y apoyar los esfuerzos regionales de control y eliminación, pero se ha comprobado que el sistema también es una herramienta útil para medir el éxito en la eliminación de M. hyo.

Es importante recordar que la eliminación no previene la reinfección. Las medidas preventivas pueden marcar la diferencia entre el éxito o las recaídas en el tiempo, dinero y producción.

Tabla 2. Criterios de clasificación de M. hyo para rebaños de reproducción*2

Categoría

Criterios

Descripción y requisitos de diagnóstico

Signos clínicos

Detección de antígeno
en tracto respiratorio

Serología

Positivo
inestable
(I)

Quizás

Signos clínicos compatibles con M. hyo y M. hyo se detectan en las
lesiones y/o en el tracto respiratorio.
Las poblaciones recientemente infectadas pueden ser serológicamente negativas.

Los rebaños no testados son de categoría I por defecto.

Positivo
estable
(II)

No


<10% de los lechones al destete positivos
para antígeno en
tracto respiratorio

No se detectan signos clínicos o lesiones características de M. hyo.

Al menos 90 días con menos del 10 % de lechones al destete positivos por PCR en 4 muestreos consecutivos de 45 hisopados laríngeos en los días 0, 30, 60 y 90*.

Provisionalmente negativo
(III)

No

No

 

Al menos 90 días de resultados negativos por PCR de lechones al destete en 4 muestreos consecutivos de 30 hisopados laríngeos en los días 0, 30, 60 y 90*.

Rebaños en proceso de eliminación de M. hyo sin signos clínicos ni PCR positivas en tracto respiratorio de los animales de reposición, al menos 60 días después de la introducción inicial.

Rebaños negativos pero vacunados se consideran categoría III

Negativo (IV)

No

No

No

 

Al menos 1 año como categoría III y haber completado una vuelta entera de las cerdas en la granja (un ciclo completo de producción). Una vez completada esta vuelta, debe realizarse un testaje.

Granjas de nueva creación y granjas que efectuaron una despoblación y repoblación total.

Un mínimo de 30 muestras de suero de cerdas debe salir negativo a ELISA.*

* http://epitools.ausvet.com/au/content.php?page=PrevalenceSS. Consultado en diciembre de 2015.

Por Attila Farkas, DVM Carthage, Veterinary Service, Ltd. Carthage, Illinois.

Bibliografía.

1. CD Haden, et al. Evaluación de los parámetros de producción y el impacto económico de la influenza porcina, PRRS y Mycoplasma hyopneumoniae en cerdos de finalización en un gran sistema de producción. Proc AASV. Denver, Colorado. 2012;75‐76

2. Galina L, Clavijo MJ. Establecimiento de criterios de clasificación del estado del rebaño de Mycoplasma hyopneumoniae para rebaños reproductores. AASV. 2016;167‐169